Los contratos de correo y redes sociales, ¿Que firmamos?

la foto (2)

Hablar de las redes sociales y correo electrónico es hacerlo de uno de los fenómenos sociológicos más importantes de la era Internet.

Seguridad redes sociales. Como dato, decir que en 2012 las cuatro palabras más buscadas en #Google fueron #Twitter #Youtube #Linkedln y #Facebook  Estos portales permiten compartir vivencias en un muro virtual que a menudo está al alcance de demasiadas personas. Lo paradójico es que el 71% de los españoles que usan estas redes sociales lo hacen para enviar mensajes privados. Todo ello ha generado una problemática legal sobre protección de datos, derecho al honor e intimidad, protección del menor… Que enfrenta a los que piden un mayor control en este sentido con los que creen que no se le pueden poner puertas al campo.

Al darnos de alta en una red social firmamos un contrato de adhesión, letra pequeña redactada por los gestores y abogados de la red, que no es negociable, o se acepta o se rechaza. Aquí se incluye la política de privacidad, una información que a menudo resulta confusa o como mínimo, poco clara. Lo normal es que el usuario las acepte sin ni siquiera leerlas; es más, a veces la propia red social las cambia sin avisar. Una vez inscritos en cualquiera de estas plataformas, tenemos que tener muy en cuenta que no se trata de un espacio reservado, sino el equivalente online de una plaza pública. Así que nos podemos encontrar amigos y enemigos, conocidos y desconocidos y hay que tener muy claro con quién vamos a compartir la información. Esto se consigue configurando nuestra privacidad.

En todas las redes sociales las opciones por defecto, las que aplican en caso de no seleccionar ninguna en concreto son las de menor privacidad. Por ello lo primero es modificarlas para adaptarlas a nuestro gusto. Aun así, siempre habrá algo que tendremos que compartir, en Facebook el nombre y la foto del perfil es visible para todos y aparecerán en Google al buscarlos. La edad mínima es otro de los puntos calientes de esta polémica. Según las redes, ésta varía entre 13 y 14 años, pero sin ningún mecanismo de control que permita verificar que los datos introducidos son ciertos. Pero sin duda lo que genera más controversia es el almacenamiento de los datos introducidos y por lo tanto, con la posibilidad de que otros los usen  en el futuro. Todas las redes sociales tienen la opción de dar de baja el perfil, pero no así los datos que en él se han ido almacenando. Es lo que en términos jurídicos se denomina “DERECHO AL OLVIDO”. Nuestro nombre puede quedar ligado en internet a una multa de tráfico o a cualquier tipo de documento público por tiempo indefinido.

Por todo ello, los expertos recomiendan seleccionar cuidadosamente las amistades y limitar en la medida de lo posible la exposición de la propia intimidad, sobre todo en lo referente a la introducción de datos como dirección, teléfono, lugar de trabajo… Otra opción muy recomendable es abrir una cuenta de correo sólo para redes sociales; de esta forma protegerá su cuenta principal y evitará el spam.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s